Archivo para julio 2015

konichiwa   Leave a comment

Fusión asiática de comida rápida

Se define como Sreet Food restaurante de cocina asiática, aunque tiene en la cocina japonesa su principal reclamo.

Local pequeño, muy sencillo con apenas cuatro mesas y su decoración se reduce a 4 grandes pantallas donde se reproducen canales de televisión japonesa.

Pequeño mostrador donde pedir los platos de cocina asiática que sirven, con el sistema de marcar los platos elegidos en una hoja, que en poco tiempo te preparan para llevar o si hay espacio disponible en el mismo local. Al medio día atractivo completo menú con entrante (alguna ensalada, empanadilla, etc.) y un plato de yakisowa, udon o arroz con dos ingredientes mas bebida por 7,95€.

A destacar la simpática camarera y el eficiente cocinero, ambos occidentales. Disponen de té japonés, onigiris dulces y dumplins. Disponen de una clientela fija por su excelente relación calidad precio y un trato súper agradable.

Para repetir sin duda!!

Desearles mucha suerte en el negocio…

Más información y fotos en: konichiwa

IMG_20150410_142328IMG_20150410_141414

Anuncios

Publicado julio 27, 2015 por guillercastilla en japones

Etiquetado con , ,

Lam Thai Street Food   Leave a comment

La fórmula más callejera e informal del Bangkok Café

Lam Thai Street Food es el segundo local del reconocido Bangkok café del barrio de las Corts. Más informal, como indica su nombre, ofrece un amplio horario de apertura. Desayunos, comidas, cenas e incluso platos para llevar. En la carta se encuentran platos tradicionales de la cocina thai (ensaladas, noodles, rollitos, etc.) junto a sándwiches y otras opciones más dulces disponibles a cualquier hora del día.

A diferencia de su hermano mayor, el Bangkok Café cuyo éxito provocó que abandonara la fórmula del menú del día, en el Thai Lamp se ofrece menú del día (11’90). El menú incluye un primero, un segundo y postre a escoger entre tres opciones. De primero hay disponibilidad la de los tan solicitados Pod-pia (rollitos de pollo) del Bangkok Café. Otras opciones acostumbran ser una sopa, en esta ocasión con ravioli y alguna ensalada. El picante es opcional, pero hay que ir con mucho cuidado con la elección y la cantidad.

De segundo, la opción del Wok con fideos de arroz y de algún plato de curry. Excelente la opción del curry amarillo con ternera.

De postre, la única opción casera en la visita fue unas minisamosas de chocolate.

A diferencia del Bangkok Café, el local es un poco más amplio, aunque sin sen tan acogedor ni disponer de la fantástica terraza del Restaurante en las Corts

Sin duda que deberán mejorar la rapidez del servicio, muy lento en cocina. Aunque los platos se elaboran al momento, Con solo tres mesas ocupadas un restaurante de Street food no puede tardar más de 1 hora en servir los primeros. A parte de la lentitud, el servicio en la línea de los thais de Barcelona, amables y muy serviciales.

¡Para repetir después de un tiempo de rodaje!

Más información y fotos en: Lam Thai Street Food

IMG_20150320_142632IMG_20150320_140213ll

Publicado julio 20, 2015 por guillercastilla en thailandés

Etiquetado con , , , ,

Tickets Tapas Bar   Leave a comment

¡Una gran experiencia gastronómica que hay que probar!

Meses y meses esperando poder realizar una reserva a un Tikets Bar de visita obligada. El primer problema, es sin duda su sistema de reservas mediante el portal del Tenedor, que hacía muy complicado poder realizar una reserva para un grupo de 6 en fin de semana. Finalmente, tras meses de intentos frustados, pudimos encontrar una mesa disponible para un sábado noche del mes de marzo. Posibilidad que acudir a primera hora de la tarda y ocupar alguna de las mesas anuladas.

Los meses de espera me permitió contrastar diferentes blogs sobre reseñas del Tickets bar y elaborar una lista de tapas que no quería dejar de probar.

Acudimos puntuales a la puerta del Tickets Bar, y nos ubican en una mesa lo suficientemente grande para los 6 y con una correcta separación respecto al resto de mesas . Un lujo, teniendo en cuenta que más de la mitad de los clientes acaban sentados en algunas de las numerosas barras o mesas compartidas distribuidas sin orden por el local. La primera impresión es que más que un restaurante, es sin duda un bar o taberna: ruido y sobre todo mucha circulación de clientes y personal del restaurante.

Poco tardan en traernos la carta y recomendarnos la opción degustación sorpresa: a partir de de nuestros gustos nos irían sacando tapas. Al final optamos por empezar por pedir las tapas que nos habían recomendado y valorar, según el hambre, si pasar a los postres. Renunciamos a pedir alguna de las ostras creativas y centrarnos en la carta de tapas y snaks.

Como acompañante de las tapas un correcto Camins del Priorat, que a su vez era de los vinos más económicos de la carta (26€ botella). Correcto su importe final, si su precio en bodega ronda los 15€.

Empezamos la experiencia probando las alabadas olivas explosivas made in El bulli, que sirven en unos cucharones impregnados en el propio aceite de la variedad de la oliva a catar. Dos variedades: la Verdial y la Godal, ésta última adobada.

Seguimos con unos Miniaribags de queso, un pequeño canapé relleno de un queso bastante ligero, donde sólo destacaba el sabor de la lámina del queso que lo cubría y en menor medida la trufa rallada que le daba color. Al primer canapé, le siguió una mini chapata de anguila ahumada, Una tapa de excelente sabor de las que te hubieras comido un par de ellas más . Tras la anguila, toco el turno a la milhojas de atún en tartar. Se trataba de un sabroso atún marinado sobre una finas láminas de la alga nari y acompañada con un cereal; creo que era quínoa. Excelente combinación, que junto a la mini chapata de anguila fueron unos de los platos que más gustaron.

Como la cosa iba de minibocadillos, el siguiente fue un mollete relleno de papada, acompañado por un trozo de panceta. Plato que sirvieron caliente, donde la papada consistía en una lámina de carne acompañada por un trozo de panceta. Destacaba el sabor de la panceta junto al queso fundido sin poder distinguir el sabor de la papada.
Los siguientes dos platos, fueron dos tapas: unas alcachofas con trufa, que a diferencia del miniairbag de queso, si que se notaba la presencia de la trufa. Y por último, la tapa denominada las dos secuencias del pollo con su consomé. Éste último, uno de los platos más llamativos por su presentación: ya que el pollo se presenta en un pincho de rama de canela junto a un picatoste de pan tostado, junto al acompañamiento de un consomé de hiervas. Curiosa y llamativa la presentación del plato, donde el pollo era lo que menos destacaba.

Tras la degustación de 8 tapas, decidimos pasar a los postres, así que sin solicitarlo, me nos acompañan al espacio dulce del local. Imaginamos que habíamos pasado el límite horario de la mesa, así que si queríamos ampliar la velada había que pasar por el espacio de los postres. Todo un acierto, la propuesta, por la tranquilidad del comedor: apenas 6 mesas, con mucha privacidad y poco ruido. Las grandes fresas del techo y los videos que reproducen la película original de Charlie y la fábrica de chocolate dan un ambiente dulce al comedor. Nos presentan una carta de postres, con unos 10 opciones, donde por suerte tuvimos la ayuda del jefe de cocina Fran Agudo, que nos recomendó cinco de los postres.
Empezamos por compartir uno de los postres estrellas: la gran bola de coco y frutas de la pasión montada con nitrógeno. Una vez rota se trataba de ir cogiendo rápidamente un pedazo y introducirla en la boca antes que se deshiciera. Seguimos con un par de pancakes con masa masa de barquillo caramelizada, espuma de yogurt, jarabe de Arce y compota de arándanos. Quedamos cortas al pedir sólo dos unidades, así que del crocanti pedimos doble ración para que tocara a un trozo por cabeza. Textura suave al del crocanti, con un helado de mandarina estilo golosina. El siguiente fue un cornete cupcake de zanahoria presentado en una maceta rellenada de galleta de chocolate. Acabamos la degustación dulce con unos churros con chocolate, donde los churros estaban hechos de dulce merengue sólido, con un excelente chocolate a la piedra muy especiado.
Casi 4 horas de experiencia gastronómica, donde probamos autenticas tapas creativas, algunas de excelente sabor y presentación. Una grata sorpresa fue el apartado de postres que vale la pena de degustar en la zona acondicionada para ello.

Servicio correcto, aunque en ocasiones atabalado por el ir y venir de clientes y platos. El precio final de la experiencia gastronómica no llegó a 70€ por cabeza, cuyo precio me pareció más que correcto.

Más información y fotos en Tickets

atun

IMG_20150307_213249

Publicado julio 12, 2015 por guillercastilla en 22@, argentino, paral·lel, tapas, ti, tickets

Etiquetado con , , ,

Paquitos   Leave a comment

Menú del día con buena relación calidad/precio y muy buen servicio

El Paquitos es un restaurante de la zona alta de l’Eixample, muy cercano a la escuela industrial y el hospital Clínico. Todo un indicativo de su éxito es que vayas a la hora que vayas siempre está lleno, y en laborables al mediodía es necesario reservar mesa. Un mérito, teniendo en cuenta la amplia oferta gastronómica de la zona. Amplia carta que responde a su amplio horario: tapas, bocadillos, hamburguesas gourmet, y platos. Acudí con compañeros de trabajo, uno asiduo consumidor de su menú del día en laborable.

Tras reserva previa via telefónica, n os acomodaron un el fondo de un acogedor comedor de techos bajos. Decoración moderna y buena iluminación. Apenas 10 mesas en un comedor de techo bajo, con el consiguiente problema de ruido en un local al 100%. Al hándicap de la altura hay que añadir una música de fondo, que obliga a alzar la voz. No tuvieron reparo en bajar el volumen.

Detalle de la tapa de acompañamiento mientras esperamos que nos cojan la nota. Menú del día a 9,90€ con 5 primeros y 5 segundos. Cocina de mercado a base de ensaladas, pasta (fideuà en esta ocasión) y plato de puchero, “olla barrejada”: puchero de invierno donde la sopa se mezcla con verduras y carne, entre ellas una buena dosis de butifarra y carne de pollo y cordero. Plato de la familia de la “escudella” ideal para entrar en calor en invierno. A pocos días de la primavera y rozando los 20ºC, renunciamos a probar la “olla Barrejada”.

De primero la elección de ensaladas fue correcta, aunque la de pulpo se hubiera agradecido mayor presencia del ingrediente estrella. Los que probaron la fideuà la alabaron, por su gusto y cantidad, con fideos entrefinos tostados y buen gusto a pescado.

De segundo, destacan las carnes a la brasa, con una mini parrillada (butifarra, pollo, chorizo, entraña y tira) y un bastante fino bistec a la brasa que llego pasado y frio. Las otras opciones eran un pollo al horno y un lenguado a la plancha. Detalle de poder elegir el acompañamiento de los segundos.

Añadiendo suplemento, posibilidad de darse un homenaje con el entrecot de 250gramos.
De postres, excelentes opciones caseras. Tanto la crema catalana como la pannacotta de 10.

Excelente trato y servicio. Con el local a tope en menos de 1 hora comida finiquitada.
Muy recomendable por la zona Escuela Industrial.

Las hamburguesas tienen mucha fama: se dice que pueden competir con las del Bacoa o Kiosko burguer. Habrá que probarlas 🙂

Más información y fotos en: Paquitos

IMG_20150306_141813IMG_20150306_143607