Archivo para noviembre 2015

Albergue Inout   Leave a comment

¡Un proyecto social!

Decepcionante mi visita en familia al restaurante del Albergue Inout no por el lugar, que me parece magnifica su terraza, ubicada en pleno parque de collserola a escasos metros en subida del “baixador de Collserola”, sin problemas para aparacar en su interior.

Funciona principalmente como albergue o younghostel, aunque disponen de terraza.

Su principal característica es que es un proyecto social, donde la mayoria de trabajadores son discapacitados psíquicos que tienen una oportunidad de inserccion laboral. Por este motivo, el cliente debe ser consciente de a donde acude. La paciencia la primera virtud que debe tener.

Restaurante al 75% un domingo de verano, con solo 3 trabajadores discapacitados sirviendo en mesa. Insuficiente si tenemos en cuenta las discapacidades del personal que te atiende. Echamos en falta la prsencia de un metre o supervisor, que si que habia por el interior del restaurante, pero no en la terraza.

Cocina sencilla, con platos que en carta paracían muy elaborados y luego en mesa eran bastante sencillos. Mucha diferencia en la elaboración y presentación entre platos. Pasteleria industrial

Menú económico a 19€ con algún suplemento, y con los extras acercándose a los 25€.

Lo mejor los platos de bacalao (esqueixada y bacalao con tomate y ali-oli).lo peor la demora y la desorganización.

Más información y fotos en: Albergue Inout

Anuncios

Publicado noviembre 29, 2015 por guillercastilla en menu_del_dia, restaurantes

Etiquetado con , , ,

Ballakano   Leave a comment

¡Un rincón sardo en el Raval!

Años llevaba intentando buscar la ocasión de probar este restaurante sardo en el barrio del Raval de Barcelona, en una calle corat y muy estrecha pero muy transitada por la presencia de la famosa tasca: l’Ovella negra.

El Ballakano es un restaurante ubicado en un local viejo y muy oscuro, con grandes bigas de madera y decorado con mobiliario antiguo. Local oscuro ideal para una cena tranquila si no hay grupos. Dispone de poco espacio, apenas 6 mesas, aunque hay un par de mesas disponibles en un pequeño comedor interior delante de la barra.

Cocina Sarda, donde sin duda destaca la pasta rellena que elaboran ellos mismos.
Acudí un mediodía en laborable a probar su menú del día cuyo precio es de 11 euros.
De primero los platos eran muy ligeros, con croquetas, ensalada tibia, gazpacho y una crema de frijoles. Los platos más atractivos y próximos a la cocina sarda o italiana estaban como platos principales. Al Ballakano hay que probar la pasta rellena y otros platos más creativos.

Por un suplemento que creo recordar fue de 3€ puedes escoger dos platos principales. Mi elección sin duda fue la berenjena a la parmigianna y unos orichette (pasta en forma de oreja) con brócoli. Excelentes los dos, sobretodo la parmigianna, un plato sencillo donde la clave está en el tomate que en Bllakano era excelente. Aunque la pasta se come al dente, me pareció que un par de minutos de coción hubieran mejorado el plato. La salsa de brocolí muy sabrosa. Para acompañar ponen varios tipos de pan, donde destaca una fina torta de harina crujiente.

Servicio un poco lento, sólo había un camarero, sin estar el local lleno. Aunque una mesa de turistas italianos un poco folloneros acaparó casi todo el protagonismo del servicio.
La demora en el servicio me hizo no poder probar las opciones de postre, así que un buen expreso italiano y para el laboro.

Buen restaurante de cocina de la Cerdeña en el Raval.

Me han comentado que el cochinillo que preparan está de muerte. Así que habrá que ir a probarlo..

Más información y fotos en: Ballakano

Leer el resto de esta entrada »

Publicado noviembre 26, 2015 por guillercastilla en cocoina sarda, menu_del_dia, raval, restaurantes, Uncategorized

Etiquetado con , ,

DISFRUTAR   Leave a comment

¡Disfrutar es toda una experiencia gastronómica!

Aunque no lleva muchos años formando parte de la oferta gastronómica de cocina creativa en Barcelona, el boca a boca y las buenas críticas que circulan en Internet han hecho que cada vez sea más complicado encontrar mesa.
Visitamos el disfrutar un martes por la noche, un grupo de 6 personas, previa reserva por el tenedor, un par de meses antes.
Entrada nada llamativa, con una larga barra y estrecho pasillo que te conduce a un amplio comedor y sorprendente decoración estilo jardín japonés. Disponen de una terraza interior en una sala diáfana, no recomendable en meses de calor, como fue el caso.
Mesa amplia para 6 con más que correcta separación entre mesas. Buena recepción del chico muy joven y en formación , que nos sirvió y cantó los platos toda la noche. Sencilla elección de los platos, ya que nada más disponen de dos opciones: el menú disfrutar (18 platos) y el festival (25 platos). La diferencia unos cuantos platos más y bastante euros más, que hace que la cuenta supere con creces los más de 100€ por barba. Como la mayoría de referencias apostaban por el menú corto, este fue la elección. Concluido el banquete acertada elección ya que es suficiente para disfrutar de la cocina creativa del “disfrutar”.
Antes de servir el aperitivo del día, selección del vino con ayuda del somelier, aunque disponer de una gran variedad de DO nos permitió poder disfrutar del vino tinto de uva trepat de Carles Andreu de la Conca de Barberà. El precio de los vinos correcto, aproximadamente el doble que en tienda.
Empezamos la velada gastronómica con el cocktail del día y las esperadas trufas de remolacha que salen de la tierra. Ligero movimento en el vaso y aparecen las bolas de remolacha escondidas entre, tierra de chocolate creo recordar. Plato para sorprender al comensal.
Seguimos con un polvorón de tomate y aceite de arbequina. Rico rico y textura que imita el polvorón. Muy bueno, mejor que el ravioli tranparente de pesto, original envoltorio imitando una bolsita de té para mojar , pero poco sabor. Llegaron las olivas, correctas pero sin decir nombres me gustaron más otras que probé en la competencia.
A continuación de las tapas más aclamadas, creativa galleta de queso Idiazabal, imitando las Artiach de nata. Textura cremosa que hace necesario comer rápidamente. Suficiente con una, sabor intenso que empieza a llenar el estómago. Un 10 de creatividad para la tapa. Seguimos disfrutando de la cocina creativa con una yema de huevo con gelatina de setas y un mini bocadillo de marisco y aguacate, deliciosos y sabores intensos. Mención especial al dumpling de buletos por el intenso sabor a hongo.
El queso es un ingrediente de muchas de las tapas, como de los tacos de parmesano con tomate y albahaca y los originales macarrones a la parmesano que te elaboran en mesa. Imprescindible no comerse todos los macarrones sino no podrás de disfrutar del resto de platos.
Dos platos de pescado, el primero un trozo de caballa marinado muy bien acompañado de coliflor de vinagre, y un salmonete con un excelente ñoqui de berenjena. Excelentes las creaciones de pescado.
La tapa de carne fue un trozo de filete de cerdo al estilo mejicano, ya que iba acompañado de la salsa cochinita pibil y bañado en soja. El menos creativo para la vista, pero excelente sabor, ración más que correcta e incluso como en el caso de los macarrones a la parmesana algún resto quedo en el plato.
Con el estómago al 90% de su capacidad y muy castigado por la cantidad de sabores , iniciamos el tramo final del menú disfrutar con un postre ligero compuesto por un sorbete de piña con hierva marialuisa, coco y regaliz. Ligero y pese a la cantidad de ingredientes sólo destaca la piña. El más flojo de los tres. Nada que ver con el segundo y postre estrella, por la originalidad, presentación y sabor. Dos pimientos de chocolate (rojo y verde) que si te los ponen delante desconociendo su relleno, dan el pego. Además de su creatividad y originalidad resulta que el chocolate con un toque de sal es excelente. Con el sumun de los pimientos de chocolate acabamos de rematar al estómago, aunque aun nos quedaba el último postre: una lionesa de crema de café que no era plan de dejarla en el plato.
Fin de la experiencia gastronómica de la que salimos satisfechos y habiendo realizado el objetivo del restaurante: disfrutar.
Sin duda que recomiendo una visita. Muy bien invertidos los aproximadamente 80 euros que pagamos por persona.
Un buen candidato a la estrella Michelín.

Más información y fotos en: Disfrutar

IMG_20150630_212501IMG_20150630_231558

Publicado noviembre 15, 2015 por guillercastilla en cocina creativa

Etiquetado con ,

Casa Narváez   Leave a comment

Al rico Menú del día en Cornellà

A escasos metros del complejo comercial Splau y el campo del Español, se encuentra este Bar restaurante de barrio, frecuentado por vecinos de barrio, y al mediodía por trabajadores de los complejos deportivos y educativos de la zona.

Al mediodía disponen de un menú del día de cocina de mercado, sencillo, abundante y bien cocinado por 10€ en un amplio comedor interior. De primero rico el gazpacho y buen jamón que sirvieron con el Carpaccio de piña. De segundo correctas las dos opciones de carne, con unas sabrosas corrilleras al horno. Los segundos acompañados de patatas fritas caseras de buen tamaño.

De postre probamos un hermoso trozo de pudding.

Servicio rápido y efectivo.

Se dice que el surtido de tapas es excelente, así que habrá que hacer una visita

Más información y fotos en: Casa Narváez

Carpaccio de piña

IMG_20150629_140213

 Carpaccio de piña

IMG_20150629_141339

Publicado noviembre 8, 2015 por guillercastilla en cornella, menu_del_dia

Etiquetado con , , ,

ARTS Restaurant   Leave a comment

Buena relación calidad-precio en un local muy acogedor. Gran surtido de tapas y otras opciones

Ubicado en la calle Joan Torras con Torres i Bages, a poco más de 100 metros de la plaza Orfila, centro de actos, quedadas en el barrio de Sant Andreu. Buenas criticas mes habían llegado, así que aprovechando un jueves al mediodía acudí a probar su menú del día.

Atractivo local, muy espacioso. En esta ocasión una suerte que llegará pasadas las 15:30, sin problemas para darnos de comer y con la única mesa de dos que en ese momento quedaba libre.

Destaca el buen gusto del local, techos muy altos, muy bien iluminado y admirable combinación de colores, materiales y publicidad de la principal marca de cervezas catalana: Estrella Damm.

Servicio rápido, en 5 minutos teníamos la mesa montada y el menú en la mesa.
Las opciones de primero, ocho todas disponibles, sin problemas de agotar materia prima. Como era jueves acerté en la elección de la paella. Bien hecho, surtido de moluscos y crustáceos, más la carne (paella mixta). Buen sabor a pescado y ración suficiente.
Las otras opciones de cocina de mercado y platos de temporada: gazpacho, cremas, pasta, algún toque asiático (rollitos), opciones verdes y una Vichyssoise tibia que fue la otra opción escogida.

De segundos, las opciones de carne habituales de un menú del día convencional, bistecs, lomo de cerdo y la variante argentina (entraña a la brasa). De pescado sólo la opción del bacalao con muselina de ajos (all i oli gratinado), más alguna opción no carnívora.
Probamos la entraña, rica y la escalopa de ternera, ambas con la misma completa guarnición (berenjena frita, tomate y patatas fritas no congeladas). Para comer carne mejor la opción de entraña. La escalopa grande pero muy fina.

De postres caseros el pudding fue el elegido. El único pero del menú: demasiado dulce.
Otro punto a destacar es que las servilletas son de tela y terraza, desierta un mediodía de julio a 35€, pero muy concurrida tardes y noches por familias (hay un parque justo enfrente).

Preció del menú 10’30€. Buena relación calidad precio.

Hay que repetir para probar los platos de la carta. Dicen que amplio, con más de 60 opciones, algunas originales y creativas.

Más información y fotos en ARTS Restaurant

IMG_20150723_152033

IMG_20150723_150836