DISFRUTAR   Leave a comment

¡Disfrutar es toda una experiencia gastronómica!

Aunque no lleva muchos años formando parte de la oferta gastronómica de cocina creativa en Barcelona, el boca a boca y las buenas críticas que circulan en Internet han hecho que cada vez sea más complicado encontrar mesa.
Visitamos el disfrutar un martes por la noche, un grupo de 6 personas, previa reserva por el tenedor, un par de meses antes.
Entrada nada llamativa, con una larga barra y estrecho pasillo que te conduce a un amplio comedor y sorprendente decoración estilo jardín japonés. Disponen de una terraza interior en una sala diáfana, no recomendable en meses de calor, como fue el caso.
Mesa amplia para 6 con más que correcta separación entre mesas. Buena recepción del chico muy joven y en formación , que nos sirvió y cantó los platos toda la noche. Sencilla elección de los platos, ya que nada más disponen de dos opciones: el menú disfrutar (18 platos) y el festival (25 platos). La diferencia unos cuantos platos más y bastante euros más, que hace que la cuenta supere con creces los más de 100€ por barba. Como la mayoría de referencias apostaban por el menú corto, este fue la elección. Concluido el banquete acertada elección ya que es suficiente para disfrutar de la cocina creativa del “disfrutar”.
Antes de servir el aperitivo del día, selección del vino con ayuda del somelier, aunque disponer de una gran variedad de DO nos permitió poder disfrutar del vino tinto de uva trepat de Carles Andreu de la Conca de Barberà. El precio de los vinos correcto, aproximadamente el doble que en tienda.
Empezamos la velada gastronómica con el cocktail del día y las esperadas trufas de remolacha que salen de la tierra. Ligero movimento en el vaso y aparecen las bolas de remolacha escondidas entre, tierra de chocolate creo recordar. Plato para sorprender al comensal.
Seguimos con un polvorón de tomate y aceite de arbequina. Rico rico y textura que imita el polvorón. Muy bueno, mejor que el ravioli tranparente de pesto, original envoltorio imitando una bolsita de té para mojar , pero poco sabor. Llegaron las olivas, correctas pero sin decir nombres me gustaron más otras que probé en la competencia.
A continuación de las tapas más aclamadas, creativa galleta de queso Idiazabal, imitando las Artiach de nata. Textura cremosa que hace necesario comer rápidamente. Suficiente con una, sabor intenso que empieza a llenar el estómago. Un 10 de creatividad para la tapa. Seguimos disfrutando de la cocina creativa con una yema de huevo con gelatina de setas y un mini bocadillo de marisco y aguacate, deliciosos y sabores intensos. Mención especial al dumpling de buletos por el intenso sabor a hongo.
El queso es un ingrediente de muchas de las tapas, como de los tacos de parmesano con tomate y albahaca y los originales macarrones a la parmesano que te elaboran en mesa. Imprescindible no comerse todos los macarrones sino no podrás de disfrutar del resto de platos.
Dos platos de pescado, el primero un trozo de caballa marinado muy bien acompañado de coliflor de vinagre, y un salmonete con un excelente ñoqui de berenjena. Excelentes las creaciones de pescado.
La tapa de carne fue un trozo de filete de cerdo al estilo mejicano, ya que iba acompañado de la salsa cochinita pibil y bañado en soja. El menos creativo para la vista, pero excelente sabor, ración más que correcta e incluso como en el caso de los macarrones a la parmesana algún resto quedo en el plato.
Con el estómago al 90% de su capacidad y muy castigado por la cantidad de sabores , iniciamos el tramo final del menú disfrutar con un postre ligero compuesto por un sorbete de piña con hierva marialuisa, coco y regaliz. Ligero y pese a la cantidad de ingredientes sólo destaca la piña. El más flojo de los tres. Nada que ver con el segundo y postre estrella, por la originalidad, presentación y sabor. Dos pimientos de chocolate (rojo y verde) que si te los ponen delante desconociendo su relleno, dan el pego. Además de su creatividad y originalidad resulta que el chocolate con un toque de sal es excelente. Con el sumun de los pimientos de chocolate acabamos de rematar al estómago, aunque aun nos quedaba el último postre: una lionesa de crema de café que no era plan de dejarla en el plato.
Fin de la experiencia gastronómica de la que salimos satisfechos y habiendo realizado el objetivo del restaurante: disfrutar.
Sin duda que recomiendo una visita. Muy bien invertidos los aproximadamente 80 euros que pagamos por persona.
Un buen candidato a la estrella Michelín.

Más información y fotos en: Disfrutar

IMG_20150630_212501IMG_20150630_231558

Anuncios

Publicado noviembre 15, 2015 por guillercastilla en cocina creativa

Etiquetado con ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: