Archivo para la categoría "cocina creativa"

La Volàtil   Leave a comment

Tapas creativas con una amplia carta de vinos naturales

La volatil es un “bar de vins”, es decir un espacio para degustar vino de procedencia y cultivo natural. Buena carta de vinos locales e internacionales para degustar con tapas creativas.
Varios espacios en un entorno decorado con mucho estilo y exhibiendo su principal reclamo, el vino.
Carta con amplia selección de tapas y platillos con opciones de postres creativos.. Raciones que pueden parecer ridículas, pero de elaboración y sabor exquisito. Al mediodía una muy buena opción para probar su cocina es el menú del día. Tres primeros y tres segundos más varias opciones de postres caseros por menos de 15€. Cocina creativa a la vista si te sientas en las mesas del fondo. Atención exquisita y muy profesional.
Si lo tuyo es al cerveza, disponen de cerveza artesanal tibidabo.

Más información y fotos en: La Volàtil

 

Anuncios

Manairo   2 comments

Buen repertorio de técnicas culinarias con imaginación añadida en un entorno muy intimo

Restaurante de cocina creativa con ya bastantes años de creación culinaria en Barcelona. De los pocos que obtuvo estrella, cuando estas se daban a cuentagotas fuera del país galo. Aunque ya no dispone de distintivo estrellado, por lo investigado tampoco busca recuperarla con ahínco.
Restaurante “pequeño en espacio”. A lo sumo 8/ 10 mesas; la más grande al fondo para unos 6 comensales. Así que no encontraras grupos grandes. Comedor rectangular de pasillo estrecho.
Al entrar te acompaña el jefe de sala con una jaula sin canario, que te hará la función de iluminar la mesa. Comedor oscuro con iluminación centrada en la mesa, gracias a la jaula.
Varios menús degustación, el corto y el largo. Carta de platos no muy extensa que va variando según la temporada. Presencia de los platos más “exitosos” del chef Jordi Herrera, como su calamar relleno de huevo frito.
Mi visita fue un jueves noche de febrero, con reserva previa, un mes antes. Comedor lleno, y es que es fácil encontrar algún menú con un “supuesto” descuento en alguna web promocional que les permite llenar en laborables.
Posibilidad de maridaje de vinos, incluida en nuestra visita con menú degustación corto cerrado regalo navideño. Vinos de Do Terra Alta de nombre “Desordre” embotellado para el restaurante. Mejor el blanco de garnacha blanca, correcto el tinto garnacha negra y cabernet. Buen cava con el aperitivo del penedés que acompaño un pan (estilo corteza) crujiente de ternera perfumada y curry.
Primer plato de caballa marinada con Congrio frito a la meuniere. Los pescados azules no son de mi devoción, pero con la salsa meuniere suavizaba mucho el sabor.
Le siguió un arroz de manitas de cerdo y navajas, de este hubiera comido el doble de ración. Sabroso arroz con buenos tropezones de manitas de cerdo gelatinosas. De los mejores del menú.
Calamar relleno de huevo frito con polvos de morcilla. Plato muy creativo y sorprendentemente muy logrado. Da el pego de calamar rebozado!!!
Uno de los clásicos del Chef, ravioli relleno de foie con trufa y crema de aceite de café. Bueno y sabroso, tanto que olvidé echarle la foto.
Fricando de ternera con espárragos y setas. Caldo de carne muy fuerte con potente sabor a ternera. Se nos explicó que es un caldo que cuece tantas horas que se deshacen los huesos de la ternera. Buena ración de ternera cubierta por esparrago blanco y seta pequeña blanca y fina de la que cría en madera. De este también hubiera repetido.
De postre: Unas fresas maceradas con vinagre, acompañado de nata y helado de pimienta. De lo mejor de este postre: el helado de pimienta.
Más apetitoso la esponja de chocolate negro cubierta con una cucharada sopera de un fuerte helado de leche de cabra. La esponja de chocolate iba aderezada con dulce de leche. Y se finí, ya que declinamos el café por la hora y madrugón del día siguiente.
Servicio profesional y agradable, con años de rodaje.

Recomendable para probar buena RCP de cocina creativa.

Más información en: Manairó

Publicado marzo 23, 2017 por guillercastilla en cocina creativa, estrellas michelin, restaurantes

Etiquetado con

Granja Mabel   Leave a comment

De los mejores menús del día con toques creativos y buena relación calidad/precio de Barcelona

Granja Mabel es uno de esos rincones que ha base del trato cercano y una cocina de mercado con toques creativos se ha ganado una clientela fija, y con los años ,una reputación como uno de los mejores menús del día relación calidad/precio de Barcelona.
Y es que granja Mabel tiene todo lo que se suele buscar en un menú del día: precio económico (sobre 11 €), servicio rápido (en una hora comes) y trato cercano (tanto su propietario como los camareros son eficientes y de trato agradable).

Intenté acudir varios laborables al mediodía, sin éxito. Sin reserva es imposible encontrar mesa. Por fin hice reserva; sobre las 13:30 tenía mi rincón guardado en un pequeño comedor abarrotado. Disponen de una amplia terraza acondicionada con calefactores, pero con día de viento y frio no era lo más indicado (aun así estaba llena).

Menú del día compuesto de 4 primeros y 4 segundos más plato del día con suplemento de 2 euros (tataki de atún rojo). De postre sólo una opción: tarta de chocolate (tipo Brownie) con helado de vainilla. Quizás el único, pero a la oferta del menú fueron las nulas opciones del postre. No lo consulté, pero seguramente dispondrían de opciones menos contundentes, tipo fruta.
A los cinco minutos de sentarme ya tenía el plato de fideuà de vegetal de “ceps” (hongo blanco), alcachofa y habitas baby. Muy buena fideuà con originalidad de ingredientes, que como el resto de platos dejan claro que en la Granja Mabel se cocina con toques creativos.
De segundo, debo decir, que visto la salida de los platos que circulaban por las otras mesas, la elección más adecuada hubiera sido el canelón XXL XXI de meloso de ternera con bechamel trufada. ¡Que buena pinta tenía el plato! Mi elección, por el tópico de no repetir dos platos con pasta, fue el lomo rustido con salsa de zanahoria y verduras al curry. Rico plato, con salsas muy sabrosas.

En menos de 1 hora ya había comido. Se agradece, no sólo si acudes con hambre y el tiempo apremia, sino también en un local a reventar con ruido y espacio limitado. Un 10 para el personal, bajo la batuta de Jordi que controla todos los aspectos: ¡un crack!.
Un lugar para recomendar y como no repetir

Más información en: Garnja Mabel

Publicado febrero 19, 2017 por guillercastilla en cocina creativa, granja, menu_del_dia, restaurantes

Etiquetado con

Ten’s Tapas Restaurant   Leave a comment

El barato de Jordi Cruz: tapas poco elaboradas, con algún toque creativo en un entorno demasiado informal para un menú de 50€

Después de probar las artes culinarias del Jordi Cruz en Angle, tocaría coger alguna estrella más, y traspasar las puertas de unos de los top estrellados de Barcelona (Âbac). Siendo diciembre un mes de excesos de compras navideñas y otros compromisos gastronómicos, pues la visita a l’Abac tendrá que esperar. Existe otra alternativa para probar el arte culinario de Jordi Cruz de una forma más económica: Ten’s Tapas.
Reserva con un par de días previos, sin problemas para encontrar mesa para 6 un miércoles noche. Local de blanco inmaculado, con unas 12 mesas. Separación correcta y una larga barra rectangular, vacía toda la noche.
Mientras nos reunimos los 6 amig@s, Martini previo en el Park Hotel. Un tres estrellas que comparte el hall de entrada al restaurante, Comentar que sorprendentemente el vermut fue barato y generoso.
Ya todos reunidos, la misma persona que me sirvió el Martini en el bar del hotel nos acompaña a la entrada y nos ubica en nuestra mesa, en medio del comedor. Poco personal de sala, para el número de mesas, que cuando llegamos no estaban todas ocupadas, aunque acabarían llenándose el local. Cocina la vista donde preparan los platos sin cocción: ostras, steak tartar y algún plato frio más,
Mesa poco vestida, y mantelería de papel: pobre para haber sido el origen del Abac, y donde se sirven menús de 50€.
Rehusamos aperitivo y con la carta ya estudiada de casa, elegimos el menú degustación Top Ten’s: 9 platos y 2 postres (50€) que completamos con la opción de probar alguna ostra que aderezan de mil formas diferentes
Rehusamos maridaje y seleccionamos un tinto ya conocido de la Do Conca de Barbarà (Intramurs). Vinos subidos de precio, como era de esperar (más del doble que su pvp en bodega).
Del personal que nos atendió, pues bastante poco rodaje. Allguno con problemas de idioma y sobre todo por el desconocimiento a nuestras preguntas, con pocos kilómetros hechos entre comedor y cocina. Sólo al final de la cena conseguimos sacar alguna sonrisa de la encargada de sala.
Empezamos el menú degustación con un Coctel, de nombre Nitro Còctel, del que destacaba su elaboración en mesa con la parafernalia del nitrógeno y la original caña de azúcar que lo adornaba. Sus ingredientes (dados de manzana, zumo de lichis, las notas de uva y flor de saúco)
El siguiente fueron unos mejillones servidos en lata bañados en vermut blanco Espinaler y unas patatas chips. Plato sencillo sin elaboración con solo parafernalia de acompañamiento. A los mejillones le siguieron la ostra que algunos seleccionamos fuera de menú (unos 6€ unidad), aliñadas con diferentes aliños, aunque en mi caso me decanté por comerla al natural (correcta). Le siguió una torrada de anchoas, otro plato de elaboración y creación nula. Grande la anchoa, pero con exceso de sal.
Mejoró la noche con el taco de Steak con helado de mostaza i encurtidos. De los que más me gustaron. Buen Steak tartar con el punto justo de mostaza, acompañado de un sabroso helado del mismo ingrediente.
Mejoró la nota con el steak tartar. Al que siguió una papelina de calamares a la anadaluza (rebozado fino) con un all i oli de citronella. Excelente la salsa de citronella. Siguieron los fritos con el cazón en adobo acompañado por una sabrosa espuma de mayonesa de adobo. Contundente fritura, donde como en la papelina de calamares destacó la salsa. Esta vez un ligero all i oli que recordaba en su sabor a la salsa romesco que se acompaña a los calçots en Catalunya.
A continuación empezaron las tapas con toque asiáticos: el ssäm (hoja de verdura) para envolver un trozo de lengua (castañola) de cerdo ibérico con una sardina con espina crujiente. Una tapa que me dejó indiferente: ¡o carne o pescado! la mezcla no me convenció.
El siguiente plato de toque asiático: fueron unos yakisoba de langostinos bañados en leche de coco y con trozos de ternera picante. Correctos, pero con la misma fórmula de mezclar carne y pescado que siguió sin convencerme.
La última tapa del menú Ten’s tapas fue el plato mas consistente. Lagrimas (carne entre las costillas) y rabo de cerdo ibérico a la brasa (ahumado) acompañado de un puré de garbanzos a la vainilla. La tapa más generosa, con una muy buena materia prima.
De postre, uno de los clásicos de la cocina de Jordi Cruz el Begonia’s Pink Panther; un postre ligero ácido-refrescante, de color rosa (ligero bizcocho, helado de pétalos de rosa) acompañado de frutos rojos.
Como conclusión creo que la frase que titula esta reseña serviría: tapas poco elaboradas, con algún toque creativo en un entorno demasiado informal para un menú de 50€.

Publicado enero 24, 2017 por guillercastilla en born, cocina creativa, estrellas michelin, tapas

Etiquetado con , ,

Deliciosos platillos y tapas a 4 €   Leave a comment

La Prudencia del Raval, es un local tipo gastrobar que como su nombre indica se ubica en el Raval, a escasos metros del Paralelo y la sala Bars.
Destaca por su carta de tapas o platillos elaborados a un precio único (4€). Ideal para probarlos todos. Pastas, carnes, pescados y dulces se combinan con diferentes salses o ingredientes.
No solo se trabaja la elaboración de los platos sinó también la combinación de sabores y la presentación de los mismos. Si quieres cosas más sencillas y clásicas, también ofrecen tostadas de jamón ibérico , foie y algún ingrediente de luxe mas.
Todo lo que probamos nos pareció exquisito, e incluso repetimos los platos de bacalao: a la llauna y con roquefort y nueces, el carpaccio de sepia con helado de lima con apio y el risotto de Arroz venere con crema de ajo negro y gamba.
En el apartado de carnes destacaron la carrillera con miel y vermut.
Para acompañar los platillos disponen de vinos a copas con especial atención a las Do Catalanas.
Var as opciones de postres que no probamos.
Local pequeño, decorado con modernidad y elegancia y mezcla de mobiliario, ideal no solo para degustar su cocina, sino también para hacer un vermut o una copa.
Probando unos 15 platos más varias copas de vino poco más de 40€.
Repetiré sin duda. Me quedaron platos de su carta por probar.

img_20161111_135003img_20161111_135833img_20161111_140610img_20161111_140920img_20161111_141259img_20161111_142254img_20161111_142711

Publicado enero 8, 2017 por guillercastilla en ciutat vella, cocina creativa, raval, restaurantes

Etiquetado con

Cal Canalla   Leave a comment

La mejor y creo que única opción de cocina creativa en Rubí

Restaurante el Canalla, uno de los pocos restaurantes de Rubí con creatividad en la cocina. Se trata de un negocio familiar, de un chef brasileño, con un importante currículum culinario y su mujer que ejerce de jefa de sala y RRPP.
Empecemos por destacar positivamente, sin duda alguna, el diseño del local, con cocina a la vista y un amplio comedor decorado en blanco impoluto. Acogedor, amplio y con una excelente separación entre mesas.
Su carta se centra en una amplia oferta de tapas, tradicionales, con toques creativos en su elaboración o presentación, como las bravas. Si se busca mayor creatividad, tienes donde elegir, como las croquetas de gamba con salsa de coco.
Tanto en laborable como festivo, si se decide por comer de plato, disponen de un menú del día, sobre los 12€ en laborable y 17€ en fin de semana. Toco visitarlo un sábado caluroso de julio. Pese a ser temporada de playa, local con bastantes reservas, la mayoría clientes habituales (buena señal).
Llegaron los primeros a la mesa, al unísono: un risotto de remolacha, una crema fría de marisco con alga Nori, correctos aunque un pelín soso y algún otro ingrediente que potenciara el sabor o la escasez de sal. La tercera opción que llegó a la mesa fue una sabrosa tartaleta caprese de mozzarella y albahaca, que por el tamaño supo a poco.
De los segundos, destacó el magret de pato con frutos rojos y el solomillo a la Wellington, es decir envuelto en una capa de hojaldre y con el acompañamiento de una compota de manzana. Faltó probar el suquet (caldo o salsa) de galera con cubitos de pollo.
De postre casero solo pudimos probar el brownie con helado de chocolate, ya que el flan no cuajó en cocina.
Correcta carta de vinos con alguna opción poco comercial de D0 Catalanas como Empordà o Montsant.
A destacar el servicio joven y con ganas, que buscan la re inserción laboral. Los propietarios colaboran con instituciones de inserción laboral de jóvenes.

Más información en: Cal Canalla

Publicado octubre 16, 2016 por guillercastilla en cocina creativa, menu_del_dia, restaurantes, rubí

Etiquetado con

Sant Pau de Carme Ruscalleda   Leave a comment

Cocina de tres estrellas que busca la combinación de materia prima del mar y la huerta del Maresme.

Segundo restaurante top 3 estrellas Michelín que tengo el placer de visitar. Como no tengo ni enchufe ni me sobra el dinero, acudí previa reserva para 4 con espera de 4 meses. De agradecer la espera, ya que me permitió llenar la hucha y no tirar de Visa.
El restaurante se ubica en el centro de Sant Pol de Mar, en una calle que calificaría de peatonal. Aparte de esquivar peatones, llegar al restaurante en coche incluye una multa por circulación restringida (sólo para vecinos). Cabe decir que ya íbamos avisados de la multa por el propio restaurante, que gestiona su anulación. Se puede ir en tren de cercanías, la estación está justo en frente del restaurante, es una buena opción si vas a comer; pero en nuestro caso fuimos a cenar.
Ya ubicados en el lugar, y tras dejar el coche en una estrecha zona de aparcamiento junto a la imagen de Sant Pablo Apóstol, que da nombre al restaurante, traspasamos la puerta, no sin antes dar un garbeo por la terraza y observar cómo ya se estaban preparando los manjares a través de una magnífica vitrina que da al jardín.
Nos recibe la relaciones públicas de origen asiático, que nos acompaña a una mesa redonda con espacio suficiente para 4. Separación correcta respecto a otra mesa cercana de dos comensales. En total unas 10/12 mesas, todas visibles en dos comedores conectados decorados de forma muy clásica. Cuadros de paisajes y otros lienzos decoran unas paredes de color rojo burdeos. Destacan las mesas con vistas al mar al fondo del comedor.
Bastante personal en sala, como es de esperar en un tres estrellas, cada uno con unas funciones concretas a realizar.
Se nos pregunta si queremos tomar algo antes de presentarnos la carta. Acudimos con la idea de disfrutar a tope, como la mayoría de los que estamos allí, así que seleccionamos el menú degustación (179€) y no prestamos mucha atención a la oferta de platos de temporada de la carta.
El menú degustación de verano estaba bautizado con el nombre de “Músicas bailables”. En total 14 platos con nombres de diferentes estilos musicales de todo el mundo.
Nos presentan la carta de vinos, y aunque descartamos la opción del maridaje, tampoco la apreciamos anunciada en la extensa carta de vinos. Mientras nos sirven agua esperamos la llegada del somelier para asesorarnos sobre el vino a seleccionar. El menú degustación presenta una mayoría de platos de frutos del mar, por lo que nos decantamos por un caldo blanco. Nos dejamos asesorar por el experto, que nos recomienda probar un blanco exótico de Nueva Zelanda.
Empieza el festival de músicas con las siguientes 14 piezas bailables:

Pop: trozos de pulpo acompañados por cebolla tierna, pimiento e higos. Se nota sobre todo el gusto de la fruta. El plato está montado sobre una salsa con toque picante y alguna flor y brote vistiendo el plato. ¡No me sorprendió!

Cha cha cha: Chalota (un bulbo con un sabor menos intenso que el ajo y más aromático y fino que la cebolla) acompañado con champiñón y salsa chardonnay. Plato con un sabor muy concentrado con una base de salsa con sabor a consomé. Se notaban los filamentos de la chalota. Lo mejor la presentación del plato.

Sevillanas: salmonete frito con olivas sevillanas y ajoblanco. Pescado con escamas fino, acompañado de concentrado de olivas y ajoblanco. Buena materia prima.

Bamba: tortita de trigo, hoja santa, gorgi (papada de cerdo), achiote (especie mejicana) y aguacate. Plato de toque mejicano consistente en un taco con el cerdo y la hoja santa, que es una planta de procedencia tropical. Presentación del plato en una piedra caliente. Excesivo sabor a aguacate.

Salsa: Textura de tomate, fresa, granadilla y tapioca. Servido en forma de sopa fría o gazpacho. Su sabor recuerda a este último pero con un toque delicioso a fresa. Sin duda el plato que más me gustó por el contraste de sabores.

Twist: langostinos, leche de tigre, manzana, cilantro y agua de mar (placton). Langostinos con la salsa del ceviche (leche de tigre), cuyo sabor tapaba el concentrado de placton y el cilantro.

Baile de gitanas: gamba con pasta fresca y olivas. En este plato sí que se apreciaba el sabor de la gamba, que venía acompañada con unos finos fetuccine de diferentes ingredientes y bañada con un sabroso “suquet” (caldo) de pescado. Me gustó sobre todo la gamba.

Rap: rape , coco, menta, albahaca, berenjena y curry rojo. Plato generoso en un excelente rape con un rebozado fino y una salsa muy exquisita. Otro de los que más me gustaron.

Sardana: “espardenyes” (pepino de mar) con calabacín y arroz. Se trata de un arroz caldoso con el pepino de mar como ingrediente principal. Típico arroz caldoso de pescado: nada en especial a excepción de probar el pepino de mar y unos brotes de guisantes tiernísimos y concentrados (lo mejor del plato).

Country: el último plato, antes de cambiar a los platos más dulces, fue un pincho de pluma ibérica acompañada de butifarra, chistorra y vegetales (“gírgolas” cebolla y calabaza) con gotas de kepchup con toque barbacoa. Plato con reminiscencias americanas, de aquí su nombre.

Siguiendo una buena tradición francesa, a continuación nos trajeron el queso “tupí” que elaboran ellos mismos con diferentes formas de presentación y acompañamiento. Se trata de un queso fuerte que maceran en aguardiente, tal y como se hace en muchos pueblos de montaña. El queso se sirve sobre una base de confitura de frutos secos que tiñe el plato formando lo más parecido a un disco de vinilo, y viene presentado con diferentes formas y acompañientos (almendra rallada, hojas de endivia). Excelente queso

Cierran el menú musical tres platos de postre, de los que destaca el primero por su sabor, textura y presentación:

Merengue: consiste en una bola de merengue sólido relleno de frutos rojos, licor Kirsch, fruta de la pasión y una planta de nombre ruibarbre, de la que nunca había oído hablar y de la que se come su tallo. Excelente el relleno del merengue, sin exceso de dulzor. Sin duda el mejor postre. Me encantó

Nihon Buyo: baile japonés, según nos explicaron. El principal ingrediente del postre son las hojas de sakura (que es un cerezo japonés) y umeboshi (ciruela japonesa encurtida). Plato presentado en forma de helado y servido en una galleta crujiente.

Rock-and-roll: el último de los postres consiste en un chocolate negro, de nombre Illanka, con el 63% de cacao en textura, que quiere decir en diferentes formas (líquida y sólida), con toques de pimienta y bourbon.

Finalizada la cena, se nos invita a continuar la velada en la terraza. Allí nos sirven el café junto a los petit fours, para los que el Sant Pau ha versionado el bestiario tradicional catalán, en esta ocasión el león formado por galletas con diferentes ingredientes, sabores y colores que dan forma al animal. Original postre de sobremesa para acabar el festín, con un detalle: si no te lo puedes acabar, te lo puedes llevar a casa desmontado y en un sobre. Fin de fiesta muy original

Tomarse el café en la terraza, si el día acompaña, permite observar cómo trabajan en cocina, aunque al final de la velada estén ya recogiendo.

Sólo he tenido el placer de visitar otro de los 8 tops restaurantes de España (3 estrellas Michelin), el Celler de Can Roca. Aunque las comparaciones son odiosas, mientras que en el Celler de Can Roca la creatividad brota en todos los platos, en Santa Pau de Carme Ruscadella predomina la combinación de materia prima, principalmente del mar y la huerta de la zona.
Conclusión : ¡Sin Duda que me quedo con la creatividad!