Archivo para la etiqueta ‘cocina creativa

Santa Rita (Mahón)   Leave a comment

Cocina fusión en Mahón 

Acudimos con un grupo de amigos a cenar de casualidad buscando una terraza céntrica para cenar, lejos del paseo marítimo. Tras echar un vistazo a la carta de tapas de fusión de cocinas, que nos llamó la atención, y pese a ser un sábado noche de agosto, nos hicieron un hueco en la terraza.

Terraza amplía y cómoda,  pese a la cantidad de mesas de los diferentes restaurantes que comparten el espacio de la plaza Bastión.

Carta a base de tapas creativas que mezclan sabores, algo poco habitual en la isla. A parte de las tapas de la carta, disponen de producto de mar fresco del día, como unos arengues marinados. Probamos unas 8 tapas aproximadamente, algunas más tradicionales, como las croquetas de pollo, el Falafel,  o los boquerones y otras mucho más creativas con una variedad de mezcla de sabores e ingredientes;  buñuelos de espinacas, el pato laqueado, el salmón marinado, un maki suhi de pollo rebozado muy original en composición o tamaño. Mención especial a la panceta ibérica que junto al Salmón marinado fueron los platos más elogiados por mis compañeros de mesa.

Raciones pequeñas que para grupos de más de 4 mejor solicitar que te aumenten cantidad. Disponen de una amplia carta de postres caseros, que dejaremos para otra visita cercana al mediodía.

Carta de vinos autóctonos y foráneos algo subidos de precio, pero con posibilidad de pedir por copa o media botella. Nos decantamos por la bebida tradicional de verano, al margen del tinto de verano: Cerveza Estrella Galicia de barril, aunque tienen más variedad y alguna artesana

Personal de terraza femenina amable y servicial que siempre con una sonrisa nos recordaban la mezcla de sabores de cada plato.

De visita recomendada para amantes de la cocina fusión si están por Menorca, o quien quiera probar algo diferente a la gastronomía tradicional de la Isla a base del producto de mar.

Sobre el precio de las tapas me pareció correcto para el trabajo de elaboración de muchas de ellas. Unas 8 tapas con varias cervezas por cabeza (eramos 4) sobre los 80€.

Más información y fotos en: Santa Rita  

IMG_20180728_213721IMG_20180728_213725IMG_20180728_213731IMG_20180728_214046IMG_20180728_214629IMG_20180728_220715IMG_20180728_222703IMG_20180728_223407

 

Anuncios

Publicado agosto 17, 2018 por guillercastilla en cocina creativa, menorca, tapas

Etiquetado con , , ,

Tia Santa   Leave a comment

Variedad de platos, con toques exóticos. Excelente carta de tartas

Restaurante en la calle Corcega, próximo a la diagonal y entre los Barrios de Gracia y l’Eixample. Varios espacios disponibles, más tranquilo el comedor de la planta inferior, donde nos hubicaron, prèvia reserva de menú cerrado a 25€ más IVA aprovechando la semana de la Week Restaurant.
Buena ateción del camarero que nos atendió, que no solo explico la composición del menú, sinó describió uno a uno cada uno de los platos y sus ingredentes.
Aperitivo a base de una ensalada exòtica con ingredientes exóticos y poco habituales como la Chia, kale y una mini lenteja denominada del Nilo. El siguiente aperitivo un hummus de aguacate, también de ingredientes exóticos como la salsa perrins o la tahina, perro cuyo sabro recordaba aún simple guacamole.
Tras los aperitivos unos entrenates donde sin duda destaco una excelente pata de pulpo a la brasa con una salsa o excelente emulsión de varios ingredientes (oliva kalamata), kimchi, etc, que fue de los major de la noche. Lástima que la pata era de un pulpo de poco peso.
El otro entrante un correctísimo tartar de atun que como el resto de platos muy bien acompañado de ingredientes muy exóticos: salicòrnia, alga còdium, huevas de trucha, etc.
Como plato principal: una opcion de pescado (suquet de corvina) o entrecot de Girona. Platos más tradicionales con buena materia prima. Pese a la poca cantidad, la amplitud de platos permitió no llegar con demasiada hambre a los postres.
De estos últimos a destacar su amplia carta de tartas y helados caseros. Excelente la de queso, zanahoria y la lemon pie, así como un cremoso helado de pistacho. Con varias botellas de vino decentes y café sobre los 32€ por persona.

Más información y fotos en: Tia Santa 

IMG_20171111_212602IMG_20171111_212918IMG_20171111_220544IMG_20171111_221708IMG_20171111_223804IMG_20171111_225259IMG_20171111_231202IMG_20171111_234244IMG_20171111_234301IMG_20171111_234322IMG_20171112_000424IMG_20171112_001340

Publicado enero 1, 2018 por guillercastilla en gracia, restaurantes

Etiquetado con , ,

L´escola   Leave a comment

Sin duda lujo, creatividad y buena cocina a muy buen precio. ¡Muy buen trabajo chic@s!

Visita previa reserva a l’Escola, el restaurante donde ponen en práctica sus conocimientos los alumnos de la Escuela Superior de Hostelería de Barcelona (ESHOB).
Disponible un menú del día, que tras la experiencia considero de una relación calidad precio excepcional.
¡Ojo!: el restaurante está en la primera planta, no confundir con el Ham, el otro restaurante de L’ESHOB
Un comedor principal a la entrada, con un amplio ventanal con vistas a la Avenida Taulat. Comedor principal a la entrada con sólo 6 mesas, muy distanciadas entre ellas, y un reservado para eventos especiales.
Nada más llegar, se nota que estamos en una escuela de hostelería, personal muy joven. Todo cuidado al mínimo detalle, como un estrellado de 2 para arriba.
Sólo disponible menú degustación a un precio de 18’50 (bebidas aparte). Mientras te decides que escoger, te sorprenden con un cocktail, disponible opción para abstemios.
Menú muy amplio, con 6 primeros, 7 segundos a elegir. Sólo la opción del steak tartar con suplemento. Posibilidad de cambiar platos por intolerancias, como el gluten.
Aperitivo inicial de una gelatina con crema de nata con gusto a gamba y varios panes que elaboran ellos mismos presentados con dos tipos de aceite, arbequina y un espectacular apical. Empezamos muy bien!.
Seleccionamos los primeros, a cual mejor: excelente presentación y buena materia prima, que se repetiría en los segundos. A excepción del salmón marinado, que preparan en el mismo comedor, el resto de elaboración detallada, con mezcla de ingredientes. Excepcional en el tartar de bonito con mezclum y aroma de lima. Lástima la falta de sal en la opción de plato de pasta (pasta casera con salsa de setas).
De segundos destacaron sin duda los platos de carne, con agradecidas raciones de ternera, secreto ibérico y el lomo de cordero, este último con una excelente coca se hummus. Guarnicion muy elaborado, como la gelatina de setas que acompañaba el jarrete de ternera. La opción de pescado era unos lomos de lubina con salsa de tomillo.
De postres tres opciones elaboradas y dos clásicas (zumo de naranja y un helado d de fresa que elaboran ellos mismos). Para rematar un excelente Coulant de chocolate con helado de albahaca, rico rico y mejor que el empalagoso Claufutis de fruta.
Completa carta de vinos a precios razonables, como el resto de consumiciones. Sin duda lujo, creatividad y buena cocina a muy buen precio.
Repetiré sin duda.
¡Muy buen trabajo chic@s!

Más información y fotos en: L’escola

Escola de Cuina Terra d’Escudella   Leave a comment

¡Una experiencia con luces y sombras!

Se trata de una pequeña escuela de cocina que las noches de los viernes y sábados ofrece las creaciones culinarias de los alumnos.

Realizan cursos de cocina y perfeccionamiento, así como algún curso monográfico.

4 mesas en un pequeño salón que forma parte de la escuela, y en total unos 12 comensales.

Menú cerrado a un precio de 36€ con unos 14 platos tipo tapa y dos postres.
Servicio realizado por una alumna y el “supuesto profesor” controlando la actividad de su alumna.

Empezamos con unos aperitivos, una gominola de vermut y una caja de aperitivos que incluía una crema de queso y un pate de chorizo, que destacaban en presentación más que en sabor.

A continuacion se sirvieron los platos a buen ritmo mezclando carnes, pescados, cremas y verduras. La mayoría no destacaron por su sabor, algunos bien presentados, otros poco creativos y la mayoría con ingredientes que no combinaban. Destacaron una crema de berenjenas con queso y un tomate confitado como platos con mejor sabor.

Sin duda estaban más trabajadas las presentaciones de los platos que las combinaciones de sabores e ingredientes.

Para acabar: dos postres: un sabroso calipo de pepino, lima y menta que a tod@s nos gustó, y un insípido mascarpone con mermelada.

Corta oferta de vinos, eso si a precios muy correctos.

Total unos 40€ por cabeza, que considero precio correcto para el trabajo y dedicación de los alumnos. No acerté con el día, pero como el menú va cambiando cada fin de semana, me anima a volver, a ver si tengo mejor suerte.

Recomiendo para un primer contacto con la restauración creativa.

Más información y fotos en:  Terra d’escudella

Bitxarracu   2 comments

El gastrobar de Víctor Quintanillà en Barcelona

Visita un mediodía en laborable para probar su menú del día. Amplias opciones, con algunas fijas en la carta y que se ofrecen en el menú del dia (tanto de primero como de segundo) y platos del día. Estos último van variando en función de la materia prima y las nuevas creaciones de los cocineros.

Acudí por probar la nueva oferta gastronómica del único Chef estrellado de Santa Coloma, que con el buen trabajo de años, en su restaurante la Lluerna, se ha ganado una más que merecida reputación.

Local amplio, tipo gastrobar, con excesivas mesas y poco separadas, por lo que le local al 100% puede ser muy ruidoso. Personal muy joven, pero con ganas de agradar y hacerlo bien. Pese a que llevaba poco tiempo abierto, los tiempos de espera fueron correctos.

De primero platos de cocina de mercado pero con algún toque original o creativo, como los canelones de pollo de Pagés, rigatoni rellenos de boloñesa o ensalada con papada de cerdo. Materia prima excelente raciones justitas si se es comilón o se va con mucha hambre. Valorando la calidad, la creatividad y la elaboración de los platos los 15$ del menú sencillo (formula) me parece correcto.

De postre varias opciones clásicas y más creativas como la espuma de crema catalana.

Muy buena opción para probar un menú del día creativo y de calidad.

Actualizació: Des de hace más de 1 año ya no lo gestiona Víctor Quintanillà

Más información y fotos en: Bitxarracu

Tickets Tapas Bar   Leave a comment

¡Una gran experiencia gastronómica que hay que probar!

Meses y meses esperando poder realizar una reserva a un Tikets Bar de visita obligada. El primer problema, es sin duda su sistema de reservas mediante el portal del Tenedor, que hacía muy complicado poder realizar una reserva para un grupo de 6 en fin de semana. Finalmente, tras meses de intentos frustados, pudimos encontrar una mesa disponible para un sábado noche del mes de marzo. Posibilidad que acudir a primera hora de la tarda y ocupar alguna de las mesas anuladas.

Los meses de espera me permitió contrastar diferentes blogs sobre reseñas del Tickets bar y elaborar una lista de tapas que no quería dejar de probar.

Acudimos puntuales a la puerta del Tickets Bar, y nos ubican en una mesa lo suficientemente grande para los 6 y con una correcta separación respecto al resto de mesas . Un lujo, teniendo en cuenta que más de la mitad de los clientes acaban sentados en algunas de las numerosas barras o mesas compartidas distribuidas sin orden por el local. La primera impresión es que más que un restaurante, es sin duda un bar o taberna: ruido y sobre todo mucha circulación de clientes y personal del restaurante.

Poco tardan en traernos la carta y recomendarnos la opción degustación sorpresa: a partir de de nuestros gustos nos irían sacando tapas. Al final optamos por empezar por pedir las tapas que nos habían recomendado y valorar, según el hambre, si pasar a los postres. Renunciamos a pedir alguna de las ostras creativas y centrarnos en la carta de tapas y snaks.

Como acompañante de las tapas un correcto Camins del Priorat, que a su vez era de los vinos más económicos de la carta (26€ botella). Correcto su importe final, si su precio en bodega ronda los 15€.

Empezamos la experiencia probando las alabadas olivas explosivas made in El bulli, que sirven en unos cucharones impregnados en el propio aceite de la variedad de la oliva a catar. Dos variedades: la Verdial y la Godal, ésta última adobada.

Seguimos con unos Miniaribags de queso, un pequeño canapé relleno de un queso bastante ligero, donde sólo destacaba el sabor de la lámina del queso que lo cubría y en menor medida la trufa rallada que le daba color. Al primer canapé, le siguió una mini chapata de anguila ahumada, Una tapa de excelente sabor de las que te hubieras comido un par de ellas más . Tras la anguila, toco el turno a la milhojas de atún en tartar. Se trataba de un sabroso atún marinado sobre una finas láminas de la alga nari y acompañada con un cereal; creo que era quínoa. Excelente combinación, que junto a la mini chapata de anguila fueron unos de los platos que más gustaron.

Como la cosa iba de minibocadillos, el siguiente fue un mollete relleno de papada, acompañado por un trozo de panceta. Plato que sirvieron caliente, donde la papada consistía en una lámina de carne acompañada por un trozo de panceta. Destacaba el sabor de la panceta junto al queso fundido sin poder distinguir el sabor de la papada.
Los siguientes dos platos, fueron dos tapas: unas alcachofas con trufa, que a diferencia del miniairbag de queso, si que se notaba la presencia de la trufa. Y por último, la tapa denominada las dos secuencias del pollo con su consomé. Éste último, uno de los platos más llamativos por su presentación: ya que el pollo se presenta en un pincho de rama de canela junto a un picatoste de pan tostado, junto al acompañamiento de un consomé de hiervas. Curiosa y llamativa la presentación del plato, donde el pollo era lo que menos destacaba.

Tras la degustación de 8 tapas, decidimos pasar a los postres, así que sin solicitarlo, me nos acompañan al espacio dulce del local. Imaginamos que habíamos pasado el límite horario de la mesa, así que si queríamos ampliar la velada había que pasar por el espacio de los postres. Todo un acierto, la propuesta, por la tranquilidad del comedor: apenas 6 mesas, con mucha privacidad y poco ruido. Las grandes fresas del techo y los videos que reproducen la película original de Charlie y la fábrica de chocolate dan un ambiente dulce al comedor. Nos presentan una carta de postres, con unos 10 opciones, donde por suerte tuvimos la ayuda del jefe de cocina Fran Agudo, que nos recomendó cinco de los postres.
Empezamos por compartir uno de los postres estrellas: la gran bola de coco y frutas de la pasión montada con nitrógeno. Una vez rota se trataba de ir cogiendo rápidamente un pedazo y introducirla en la boca antes que se deshiciera. Seguimos con un par de pancakes con masa masa de barquillo caramelizada, espuma de yogurt, jarabe de Arce y compota de arándanos. Quedamos cortas al pedir sólo dos unidades, así que del crocanti pedimos doble ración para que tocara a un trozo por cabeza. Textura suave al del crocanti, con un helado de mandarina estilo golosina. El siguiente fue un cornete cupcake de zanahoria presentado en una maceta rellenada de galleta de chocolate. Acabamos la degustación dulce con unos churros con chocolate, donde los churros estaban hechos de dulce merengue sólido, con un excelente chocolate a la piedra muy especiado.
Casi 4 horas de experiencia gastronómica, donde probamos autenticas tapas creativas, algunas de excelente sabor y presentación. Una grata sorpresa fue el apartado de postres que vale la pena de degustar en la zona acondicionada para ello.

Servicio correcto, aunque en ocasiones atabalado por el ir y venir de clientes y platos. El precio final de la experiencia gastronómica no llegó a 70€ por cabeza, cuyo precio me pareció más que correcto.

Más información y fotos en Tickets

atun

IMG_20150307_213249

Publicado julio 12, 2015 por guillercastilla en 22@, argentino, paral·lel, tapas, ti, tickets

Etiquetado con , , ,

Restaurante Lúa   Leave a comment

¿Sin estrella michelin?: Incomprensible

Una escapada gastronómica y artística de fin de semana a Madrid en pareja, motivo nuestra visita al Lúa, un sábado de finales de enero al mediodía, previa reserva de mesa para dos.

Las buenas críticas del lugar que circulan por Internet nos acabaron de decidir que sería el lugar para disfrutar de una tranquila y asequible comida en Madrid. ¡Ojo! Que los precios de los platos no son para poder disfrutar cada día de su cocina, pero sí para un capricho o escapada gastronómica.

Excelente ubicación, en el tranquilo barrio de Almagro, a pocos metros de la plaza de Chamberí y a un paseo de Chueca.

Disponen de una agradable terraza para días en que el tiempo acompañe; no fue la ocasión de poder disfrutarla. La primera grata sorpresa fue la enorme puerta centenaria que franquea la entrada al comedor. Una puerta con historia y mucho peso que -aviso- cuesta abrir.

Nos acomodaron en una amplia mesa redonda, bien vestida ubicada en el comedor de la entrada, con el resto de mesas ya ocupadas. Disponen de un comedor en la planta de abajo con aproximadamente la misma capacidad. Sin problemas de espacio y con la separación adecuada entre ellas.

Decoración elegante, clásica con toques modernos, donde se respira tranquilidad. No es un local para ir con niños, o al menos no lo recomiendo, ya que al Lúa se viene a disfrutar de la A la presentación del personal de sala, ya teníamos decidido que íbamos a por el menú degustación. Su precio 52€ (IVA incluido) con 3 aperitivos, 2 entrantes, 2 principales y 2 postres. Ese día renunciamos al maridaje de vinos (amplía el PVP del menú degustación a 78€).

La amplia y bien seleccionada carta de vinos nos acabó por decidir que comeríamos con un vino catalán de mi lista de favoritos: un Furvus 2009 de DO Montsant. De precio correcto (29€) teniendo en cuenta que en la calle sobrepasa los 15€.

Mientras acabamos de seleccionar el vino nos invitaron a elegir el pan; había tres tipos disponibles, entre los que destacó el de maíz, que incitaba a repetir, y más con el aperitivo que nos sirvieron mientras decidíamos la elección del vino: una esferificación de aceituna bañada de forma espléndida en un excelente aceite de oliva virgen. Con la creativa aceituna acabamos con la primera remesa de pan.

Empezamos la experiencia gastronómica con los tres apertivos: una torrija de tomate y arengue marinado, un royal de espárragos con verduritas, del que destacó su presentación en una enorme piedra de mármol, y una sopa de ají de gallina con crujiente de bacalao. Éste último fue el que menos disfrutamos, por el excesivo sabor a ave, no se notaba el gusto a bacalao ni a las huevas de caviar que le acompañaban.

Seguimos con los dos entrantes y nuevo avituallamiento de pan para acabar de rematar el plato. Siguieron las alcachofas con un ceviche de salmón marinado y el plato con referencias catalanas en el nombre: socarrat (chamuscado) de conejo con carabinero. Sin duda, de los que más me gustaron, con una excelente materia prima y muy bien presentado. Plato muy creativo montado sobre una base de arroz y bañado por una mayonesa de chile que combinaba muy bien los sabores. Habría repetido varias veces.

Pasamos a los dos platos principales: raya sobre crema de ibéricos y ajada, y venado con crema, que substituía al plato de ternera. Buena elección el plato de raya, que no es un pescado con una gran tradición gastronòmica en España, pero de carne muy sabrosa. El plato de venado, de potente sabor, con una ligera salsa de soja.

Dejamos sitio para los 3 postres, exquisitos: piña colada, brownie con helado de turrón y sopa de vainilla de excelente sabor y, cómo no, presentación.Acabamos la velada gastronómica con un pequeño intercambio de impresiones con Manuel, el chef, y sus futuros proyectos del lugar, mientras admiramos la excelente bodega a la vista. En breve reformarán el local para apuntarse a la ola de los gastrobares, que viendo el panorama de la restauración en Barcelona, son mucho más rentables que un restaurante gourmet.

Poníamos fin a la experiencia con unos petit fours acompañando un café italiano, al cual nos invitaron.

Más de dos horas de espectáculo gastronómico donde se cuida cada detalle, desde la comodidad, la presentación y un excelente servicio.

El precio final de la cuenta poco más de 70€ por comensal, de un excelente menú degustación.

Como digo en el título, resulta sorprende que no disponga de algún reconocimiento internacional, aunque casi puede ser mejor.

No dudo en recomendarlo para veladas tranquilas.

Una lástima que la distancia y la economía no me permita disfrutarlo más veces.

Más información yi fotos en: Restaurante Lúa

IMG_20150124_151347IMG_20150124_154531

Publicado mayo 3, 2015 por guillercastilla en chueca, cocina creativa, madrid

Etiquetado con , , ,